La huelga en la Universidad Autónoma de Colombia completa tres semanas, y no se vislumbra solución

El parqueadero de la Universidad está convertido en la casa de los trabajadores huelguistas

La huelga en la Universidad Autónoma de Colombia completa hoy 27 días y no se ve una solución pronta

La Fundación Universidad Autónoma de Colombia (FUAC) tiene hoy en cese de actividades a sus más de 4 mil estudiantes, y desde febrero tiene sin sueldo y prestaciones sociales a sus trabajadores y profesores. Es el panorama que describe William Mellizo, de la junta directiva de Sintrafuac, sindicato de este centro educativo de Bogotá, en huelga desde hace más de tres semanas.

La huelga la votaron el pasado 7 y 8 de mayo los profesores y los trabajadores administrativos, en total 476. De éstos 332 fueron a favor,  140 en contra y 4 entre blancos y nulos

Según William Mellizo, a los profesores no les pagan desde enero, y no les cancelaron la prima de diciembre. El último pago de pensión y salud se hizo en noviembre, al igual que el desembolso a los sindicatos por la cuota de los trabajadores. La situación es tal, que hace dos semanas uno de los decanos sufrió un preinfarto, y la respuesta de los directivos de la universidad fue que se pidiera dinero prestado para pagar su cuota de salud, para que así la ARL lo atendiera.

La universidad sencillamente nos dice: no hay plata y no les podemos pagar. En los últimos meses más de 25 profesores han renunciado por eso, y desde el 20 de mayo que empezó la huelga muchos profesores y trabajadores se han ido, no sabemos el número”, indicó Mellizo.

Agregó que en las últimas semanas los directivos sindicales han mantenido mesas de conversación con delegados del Ministerio de Educación y de Trabajo, unos diez acercamientos, pero nada que se soluciona el problema.  

Asimismo el martes pasado, a instancias de los estudiantes del plantel, en la Comisión Sexta del Senado se debatió la crisis de la FUAC, al igual que la situación de la Universidad Incca, también en problemas.

Las directivas de la FUAC han planteado como solución a la crisis rebajar a la mitad los salarios, pero esto no es admisible para el sindicato, dijo Mellizo, porque fuera de que es ilegal, el salario quedaría menos del mínimo. Al tiempo que agradeció el apoyo que los trabajadores y profesores han recibido por parte de la CUT y otras organizaciones sindicales solidarias.

Puedes leer: Garantizar la protesta social es función de un Estado democrático

La crisis se veía venir

La situación de la Universidad Autónoma de Colombia no es nueva. Desde el 2010 los profesores y estudiantes reclaman mayor inversión y condiciones de calidad para la educación que allí se imparte. Pero estas peticiones no han sido escuchadas.

Situación que ha redundado en despido de profesores y disminución de estudiantes matriculados. Éstos en 2010 eran 8.000, y en 2019 son poco más de la mitad, lo que complica más el estado financiero de la institución, ya que su principal ingreso son las matrículas, que por semestre oscilan entre 3 y 4 millones de pesos. “Y como esta huelga se prolongue la desbandada va a ser mayor”, subrayó Mellizo.

La FUAC fue fundada en 1971 por un grupo de 59 personas, muchos de ellos docentes e investigadores cercanos a la ideología de izquierda. Nació con una política de libertad de pensamiento y cátedra, y con enfoque en estudiantes de estratos 1 y 2 de Bogotá.

Pero hoy ninguno de sus 16 programas académicos de pregrado tiene aún acreditación de calidad, según información del Observatorio de la Universidad Colombiana. Según la anunció la propia FUAC en un reciente comunicado, en el último año ha obtenido el registro calificado de tres programas nuevos de maestría.

Tampoco cumple estándares de calidad en investigación docente, revisión de pares, publicaciones en reconocidas revistas indexadas, entre otras falencias. Un dato que lo dice todo es que recientemente vinculó como profesora de la Facultad de Derecho a una exalumna recién graduada. Lo que, según William Mellizo, refleja la falta de rigor para cumplir los mínimos lineamientos en cuanto a planta de profesores de alto nivel.

Así que, tras casi 50 años de existencia, la FUAC enfrenta su peor momento con todos sus saldos en rojo. Según la misma entidad, el déficit en 2016 fue de $9.412 millones, en 2017 de $9.100 y en 2018 de $11.200. Pero el sindicato afirma que el déficit es mayor, incluso puede llegar a los $30 mil millones. Y el patrimonio de la institución se ha reducido de $60 mil millones a $40 mil millones.

Por eso Mellizo no entiende por qué en una universidad quebrada sus directivas siguen aumentando el gasto. La nómina ha crecido de manera indiscriminada, y muchos de los contratados son cercanos a las directivas, señala Sintrafuac. Insiste en que hay un manejo irregular de los dineros de la institución, por lo que ya cursó denuncias ante la Fiscalía y los Ministerio de Educación y Trabajo.

El mal manejo de las finanzas de la universidad el sindicato lo atribuye al presidente de la junta directiva de la institución, Eduardo Enrique Hoyos, quien todavía no ha respondido la demanda del sindicato, que le pidió hacer públicos los rendimientos financieros de la universidad para saber en qué se ha invertido la plata de las matrículas.

Y para completar el cuadro de crisis de la FUAC, Mellizo denunció que uno de los integrantes del sindicato recibió amenazas firmadas por las “Águilas Negras”. Lo acusan de ser miliciano de las FARC camuflado en la universidad.

Ante la huelga de los trabajadores y profesores, y las denuncias de los estudiantes por la pérdida de clases, el Ministerio de Educación ordenó vigilancia especial en la FUAC. Encontró que están afectadas «de manera grave” las condiciones de calidad del servicio educativo.

Puedes recibir la información de la Agencia de Información Laboral y de la Escuela Nacional Sindical a través de Whatsapp. Desde tu celular o tablet solo debes dar clic sobre el siguiente logo, enviarnos el mensaje y seguir las sencillas instrucciones. Si estás en un computador, da clic para conocer nuestro número y envíanos un mensaje.  Y RECUERDA GUARDAR NUESTRO CONTACTO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.