Ecopetrol le está dando tratamiento de “guerra” a la protesta laboral, denuncia la USO

-Tres trabajadores heridos y cuatro detenidos en Cartagena–

–Se prepara paro nacional de contratistas de Ecopetrol–

–Amenazas contra dirigentes de la USO en Sabana de Torres–

 

Este año Ecopetrol puso en marcha una agresiva política de precarización de los trabajadores contratistas de labores “no propias de la industria petrolera”, como vigilantes, aseadores, personal de cafeterías, entre otros, que en total suman unos 7 mil en todo el país, a quienes no solo se les ha reducido sustancialmente el salario, sino que se les quitaron los servicios de transporte, alimentación y toda garantía de estabilidad laboral.

Pues bien, ante semejante arremetida los trabajadores afectados –en un buen número afiliados a la Unión Sindical Obrera, USO– no se han quedado con los brazos cruzados y, liderados por el sindicato, han venido programando acciones de protesta, con las que se está “calentando” el ambiente para un paro nacional de trabajadores contratistas de Ecopetrol, cuya fecha aún no se ha determinado.

Hace ocho días las mujeres que atienden las cafeterías adelantaron una jornada de protesta, y ayer lunes el turno fue para los que prestan servicio de vigilancia, quienes pararon sus labores durante 24 horas en las plantas de Barrancabermeja, Cartagena, Casabe, Canta Gallo, Putumayo, Meta, Sabana de Torres y algunas estaciones del oleoducto. Se calcula que el servicio de vigilancia en Ecopetrol lo prestan unos 1.500 contratistas.

La fuerza pública arremete con todo

Según Edwin Castaño, director de comunicaciones de la USO, en las instalaciones de Reficar en Cartagena la protesta fue reprimida violentamente por fuerzas del Esmad y la Infantería de Marina, con saldo de 3 trabajadores heridos y 4 detenidos, éstos identificados como Julio Andrus, Juan Méndez, Melvin Dávila y Manuel Vergara, todos vigilantes de la empresa contratista Sepecol, a quienes la USO de inmediato les prestó asistencia jurídica.

En el ICP de Bucaramanga fue el Esmad y la policía los encarados de golpear la movilización obrera. Y en Barrancabermeja, donde el paro de los vigilantes se cumplió casi en un 100%, también el Esmad y la Policía, fuertemente armados, convirtieron las instalaciones petroleras en un campo de batalla.

Según la USO, detrás de todo este operativo esta la mano de la división de seguridad de Ecopetrol, dirigida por el exgeneral Sergio Mantilla, quien aplica ahora su experiencia de las “tácticas de guerra contrainsurgente” contra los trabajadores inermes.

En Cartagena todo empezó cuando los dirigentes de la USO: Wilmer Hernández, Alexander Escobar y Rodolfo Vecino, se presentaron en la planta de Cartagena para apoyar a un grupo de trabajadores que protestaban por una talanquera de alambres cortantes que la empresa dispuso en la entrada de la planta, justamente para impedir su movilización, acción que terminó con la intervención del Esmad y el atropello a los trabajadores y los dirigentes sindicales. Hernández fue herido en un brazo y golpeado en el tórax con la culata de un fusil.

Era una protesta laboral pacífica, pero Ecopetrol la convirtió en un campo de batalla”, dijo al respecto Edwin Castaño, quien también fue golpeado rudamente cuando trataba de interceder en favor de los trabajadores agredidos y detenidos.

El año pasado Ecopetrol empleó cerca de 25 mil trabajadores de empresas contratistas. Pero la afectación en los salarios y las condiciones laborales solo ha alcanzado, por ahora, a los que realizan las llamadas labores “no propias de la industria petrolera”.

Se recuerda que recientemente Ecopetrol fue sancionado por el Ministerio de Trabajo con una multa cercana a los $1.000 millones, por violar el derecho de libertad sindical y la convención colectiva en su artículo 9, que protege el derecho de asociación del sindicato y los dirigentes.

Exigencias de la USO

Protesta de trabajadores contratistas en Ecopetrol Meta

En respuesta a la agresión de que fue objeto la protesta de los trabajadores contratistas, la Comisión Nacional de Derechos Humanos y Paz de la USO emitió ayer un comunicado en el que se lee:

1- El presidente Santos debe explicarle al país por qué razón se sigue aplicando un tratamiento de guerra a los conflictos laborales y sociales, en vez de practicar una política de tratamiento social a las reclamaciones de trabajadores y comunidades. La participación de la Armada en Cartagena y el ingreso de trabajadores de la Refinería de Barranca por la guarnición militar acantonada dentro de sus instalaciones, viola flagrantemente el derecho internacional humanitario. Exigimos la libertad inmediata de los 4 guardas de seguridad detenidos en Cartagena.

2- Es claro que se está aplicando el Estatuto de Seguridad Ciudadana y el nuevo Código de Policía, instrumentos de contención de la lucha social, los cuales reclamamos sean derogados por cuanto atentan contra la apertura democrática, los derechos laborales y el libre derecho de movilización.

3- Llamamos al gobierno a instalar un espacio de concertación para darle una solución constructiva a la práctica ilegal de la tercerización laboral, que atenta contra los convenios internacionales, la dignidad y los derechos de los trabajadores. La institucionalidad debe hacer cumplir el derecho al trabajo y la libertad sindical establecidos en la constitución política de Colombia, en los convenios y tratados internacionales y Convención Colectiva de Trabajo USO-Ecopetrol.

4- Exigimos al Congreso de la Republica se convoque a los Ministros del Interior, del Trabajo y Ministro de Defensa para que expliquen por qué razón la Armada Nacional penetró en unas instalaciones industriales a agredir militarmente a los trabajadores.

5- Solicitamos a la Procuraduría General de la Nación investigar estos hechos y sancionar ejemplarmente a los implicados de Ecopetrol y el Estado que terminaron agrediendo físicamente a varios dirigentes sindicales en Cartagena.

Se prepara paro nacional de contratistas

Ante la política precarizadora que ha emprendido Ecopetrol contra los trabajadores tercerizados, la USO se reafirma en su propuesta de un paro general de trabajadores contratistas, que ya está aprobado pero que aún no tiene una fecha definida. La arremetida violenta en Cartagena y Barranca no hace más que profundizar el descontento y echarle más combustible al paro que se proyecta.

La USO nuevamente demuestra que somos capaces de defender sin vacilar los derechos de los trabajadores tercerizados, que son los más débiles de la cadena productiva de Ecopetrol. Es necesario mantener la firmeza, pues no nos dejan una salida diferente que la confrontación y la lucha”, dijo al respecto Edwin Castaño.

Agregó que los trabajadores no son responsables de la supuesta crisis del petróleo, y menos ahora que los precios se han reactivado. Así que la empresa debe revisar los salarios, porque ya el petróleo no está a 27 dólares el barril como hace un año, ahora supera los 55 dólares, entonces no hay razón para que siga desmejorando las condiciones de los contratistas.

Opinión que contrasta con la de la petrolera estatal, que sostiene que los salarios de sus contratistas son altos y deben adecuarse a la realidad del mercado laboral, en un sector que aún soporta los coletazos de la crisis de los bajos precios del petróleo.

Amenazas en Sabana de Torres

Asimismo, la USO denunció las amenazas de muerte contra los dirigentes de esta organización sindical en las diferentes zonas del Magdalena Medio. En Sabana de Torres el pasado 26 de febrero recibieron un panfleto amenazante por razón de su actividad sindical. En uno de sus apartes, se le:

“Declaramos objetivo militar a todos los que se declaran defensores de los trabajadores agrupados en diferentes organizaciones sindicales, como los guerrilleros de la Unión Sindical Obrera, que están operando en áreas de San Martín Cesar, San Alberto, Sabana de Torres, Barrancabermeja, entorpeciendo el desarrollo de las empresas y grandes proyectos, por tal motivo ya sabemos sus desplazamientos y ubicación para darle de baja”.

Aunque el panfleto viene en papel membrete de las “Autodefensas Gaitanistas de Colombia”, para la USO deja serias dudas su origen real: ¿Son grupos paramilitares? ¿Fue elaborado en las oficinas de la inteligencia militar? ¿Es una campaña conjunta de militares y empresarios de la región? Lo cierto es que cumple con el objetivo de sembrar incertidumbre y terror en la población.

La USO recordó que este tipo de amenazas generalmente se presentan en puntos altos de la conflictividad laboral en Ecopetrol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.