Claro se inventó un modelo de pago a los trabajadores que el sindicato califica como trampa

Imagen de referencia. Trabajadores de Claro en marcha del primero de mayo. Tomada de Facebook: UTRACLAROYLASTIC

La multinacional de telecomunicaciones Telmex, cuya marca comercial en Colombia es Claro, viene imponiendo en un sistema de pago que en teoría presenta como beneficioso para los trabajadores, pero que en la práctica puede significar menores ingresos y despidos de éstos, como ya está ocurriendo, denunció Yuli Higuera, presidenta del sindicato Ultraclaro.

La dirigente sindical explicó que a raíz de la fusión que ya se hizo entre Telmex y Comcel, para quedar la última como empresa única, ésta se ha inventado un modelo de pago del salario, consistente en mitad del pago con una suma fija, y la otra mitad variable con bonos pagaderos según las metas que se cumplan. De esa manera, según ellos, si el trabajador se esfuerza, el salario pude ser mayor que el que tenían.

En otras palabras: antes tenían salario básico asegurado, cumplieran o no las metas. Ahora el monto del salario depende de que las metas se cumplan. Porque si no lo hacen, el salario se les cae.

Este nuevo modelo de pago lo empezó a implementar la empresa hace dos años con los trabajadores con contrato a término indefinido, pero solo para quien quisiera tomarlo, era opcional, dijo Yuli Higuera. Pero el 30 de noviembre del años pasado y el 28 de enero de este año, por no aceptar ese modelo, la empresa despidió a 400 trabajadores, de a 200 en cada caso, pagándoles sus indemnizaciones por ser despidos sin justa causa. Y en un buen porcentaje los despedidos pertenecían al sindicato.

“Lo que hemos visto es que la empresa amparada en su poder cambia las reglas a su antojo. El temor nuestro es que cuando todos se acojan al nuevo modelo hará ajustes en las metas como una forma de rebajar los salarios. Por eso consideramos que el nuevo modelo es una trampa, porque además a la empresa le será más fácil salir de los trabajadores por incumplimiento de metas”, señaló Higuera.

Claro opera en todas sus oficinas y servicios en el país con 7.745 trabajadores directos, entre personal administrativo y asesores de servicio; y con unos 15 mil trabajadores indirectos mediante empresas contratistas. Éstos realizan los mismos oficios que los de vinculación directa, esto es: instalación de servicios, asesoría al cliente, mercadeo. etc.

Y entre ese cúmulo de trabajadores, el sindicato tiene una membresía mínima, precisamente porque Claro ha hecho todo lo posible para no dejarlo desarrollarse como organización representativa de sus trabajadores, se queja Yuli Higuera.

Debido al descontento por la implementación de este modelo de pago, el sindicato ha crecido, dice. Pero no lo que debería para enfrentar las imposiciones de la empresa y los riesgos de que desmejore las condiciones laborales. Y no se afilian por temor a las represalias. El hecho de que una buena parte de los trabajadores despedidos hacían parte del sindicato, lo ven como una mala señal de parte de la empresa.

Te puede interesar:

Negociación que no avanza

De otro lado, el pasado1ª de agosto terminó la vigencia de la convención colectiva en Comcel, y el sindicato aprovechó para presentar pliego y negociar una convención colectiva para la empresa ya unificada. Pero esta semana terminó la etapa de arreglo directo sin que Claro ofreciera nada distinto a lo que siempre ofrece: aumento salarial del IPC raspado, sin ningún beneficio extralegal.

“En los 20 días de la etapa de arreglo directo nos sentamos con la empresa y ésta apenas aceptó tocar lo de los descargos en los procesos disciplinarios, un punto importante para los trabajadores. Y se ratificó en sus malas prácticas en los disciplinarios a los trabajadores, o sea que no avanzamos nada”, subrayó Yuli Higuera.

Así las cosas, toca esperar el laudo del Tribunal de Arbitramento que el sindicato adelanta con Telmex desde hace 6 años, que se espera salga antes de que finalice este año.

Nosotros pedimos congelar por 3 meses el proceso del tribunal con la esperanza de hacer un último esfuerzo para llegar a un acuerdo con la empresa, y así no depender del tribunal, pero no se pudo”, anotó la presidenta de Ultraclaro.

Dice que es desconsolador ver cómo, a pesar de los esfuerzos del sindicato, se logran tan pocos avances.

“La empresa dice que quiere un acuerdo antes que un laudo arbitral, pero en la práctica vemos que no quiere. Solo está jugando con los tiempos, su posición dominante es arrolladora contra la organización sindical. Prueba de ello es que estuvimos 20 días sentados sin avanzar en nada”, concluyó.

Puedes leer:

Puedes recibir la información de la Agencia de Información Laboral y de la Escuela Nacional Sindical a través de Whatsapp. Desde tu celular o tablet solo debes dar clic sobre el siguiente logo, enviarnos el mensaje y seguir las sencillas instrucciones. Si estás en un computador, da clic para conocer nuestro número y envíanos un mensaje.  Y RECUERDA GUARDAR NUESTRO CONTACTO

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.