Sindicato del Metro de Medellín denuncia persecución antisindical de la empresa, incluso con la policía

El pasado 13 de marzo policías impartieron comparendos a miembros del sindicato en la estación Universidad

Después de 40 días de negociación del pliego de peticiones, terminó la etapa de arreglo directo entre Sintrametro y el Metro de Medellín.

Y terminó sin acuerdo, además en un ambiente caldeado por los mítines y manifestaciones de los trabajadores para denunciar la intransigencia de la empresa frente a sus peticiones; por las declaraciones del gerente del Metro contra éstos, responsabilizándolos en parte por las fallas técnicas que ha presentado el sistema en las últimas semanas; y hasta por la injerencia de la policía para impedir actividades del sindicato.

Te puede interesar: Min-Trabajo confirma que Metro de Medellín sí hace tercerización laboral ilegal

La próxima semana Sintrametro realizará asamblea general de sus afiliados para decidir si el conflicto laboral pasa a la órbita de un Tribunal de Arbitramento, ya que la opción de la huelga está descartada por estar catalogado el Metro como servicio público esencial. Es la segunda negociación que afronta en los 5 años que lleva de existencia el sindicato. En la primera, en 2013, tampoco hubo acuerdo y el conflicto lo dirimió un tribunal de arbitramento.

Claudia Patricia Montoya, presidenta de Sintrametro

Conversamos con Claudia Patricia Montoya, presidenta de Sintrametro, en torno a la problemática laboral en el Metro de Medellín. Se refiere al pliego petitorio presentado a la empresa, el cual, aparte de beneficios para los trabajadores, incluye mejoras del servicio para los usuarios del Metro. También habla sobre las medidas antisindicales de la empresa y las acusaciones del gerente de la entidad contra los trabajadores, que califica de “irresponsables”.

¿Qué pasó con la negociación, por qué no lograron acercamientos?

 Hay que hablar de una situación general, y es el poco reconocimiento que tiene el Metro de Medellín de la libertad sindical. Ahí radica el problema. Es una administración que dice que respeta el derecho de los trabajadores a sindicalizarnos, pero con los hechos demuestra lo contrario. No discute con los trabajadores temas importantes, como acaba de ocurrir en esta negociación. Y aparte de eso ha hecho que la policía intervenga para impedir actividades sindicales. Este es un conflicto laboral que nada tiene nada que ver con la policía. Ese es tema que nos preocupa y que hemos denunciado. Lo que pretende la empresa es acallar a los trabajadores y que la ciudad no se entere de lo que sucede al interior del Metro.

¿O sea que no está cerca un arreglo laboral en el Metro?

 Hay demasiados puntos que no se abrieron a discusión y que consideramos son de suma importancia. Algunas de las propuestas son realmente humillantes para los trabajadores. En el tema de la contratación y la estabilidad laboral, por ejemplo. En el Metro tenemos contratos con una cláusula presuntiva, por la cual puede despedir al trabajador en el lapso de 6 meses. Entonces no hay estabilidad. Además, es una forma muy práctica, digámoslo así, de mantener a los trabajadores sumisos y calladitos. Otro punto que nos dejó muy preocupados fue la no discusión del tema de la sustitución patronal. Hubo una negativa tajante de la administración en ese punto. La empresa quiere imponernos lo que quiere.

Puedes leer: Sin acuerdo finalizó etapa de arreglo directo entre el sindicato y el Metro de Medellín

¿Qué piensa de las acusaciones a los trabajadores por parte del gerente del Metro?

Pienso que la Administración está siendo irresponsable con este tema. En los últimos días se han dado cantidades de fallas en el Sistema Metro, y ante eso hemos visto que el gerente Tomás Elejalde ha hecho salidas en falso. No solamente culpa a los trabajadores sino a los usuarios del sistema. Quienes vienen siguiendo este tema se dan cuenta que el Gerente siempre soslaya el problema, no ha querido aceptar que la falla está en la falta de repuestos, de señalización y la disminución de personal., hay sobrecarga laboral. Eso nos preocupa. Aunque también creo que los ciudadanos de Medellín no creen en las acusaciones que nos hace, porque finalmente somos los que, cuando hay fallas técnicas, hacemos posible que el sistema se restablezca de manera rápida.

¿Qué destaca del pliego de peticiones que Sintrametro le presentó en enero a la empresa?  

 El pliego de peticiones tiene 56 artículos. Es un pliego demasiado responsable con la parte económica y técnica de la empresa. No tiene nada ostentoso. Si la administración lo discute con los trabajadores podemos lograr acuerdos interesantes. Hay varios puntos que no tienen ninguna injerencia económica para la empresa. Como la petición de la sustitución patronal y el reconocimiento del sindicato. Hay otros puntos sobre derechos adquiridos que queremos que hagan parte de la convención, ya que en cualquier momento llega otra administración y los elimina. Lo de vivienda, tema importante para los trabajadores. Este punto estuvo en el primer pliego, el que presentamos en 2013, pero como el Tribunal no se pronunció en torno a él, la empresa creó el Fondo de Vivienda para desmotivar la afiliación sindical. Este fondo opera con un carácter financiero, exige que los trabajadores tengan el 30% del valor de su vivienda, lo que no tiene presentación, queremos mejorarlo. Otro punto importante es el de los traslados, asensos y promociones, porque como está permite el clientelismo, la politiquería y la rosca, lo que desmejora la convivencia de los trabajadores.

Te recomendamos leer: Un sindicato que en 3 años transformó las relaciones laborales en el Metro de Medellín

 ¿Y en cuanto a la parte que tiene injerencia económica, la parte salarial?

 La solicitud de aumento salarial es de 12%. Esto teniendo en cuenta el presupuesto de la empresa para el 2018, que contempla un aumento del 14.1% para salarios.  Y porque consideramos que los aumentos salariales han sido históricamente muy precarios, realmente nulos. También  queremos que la convención colectiva recoja todos los derechos que los trabajadores han adquiridos durante todos estos años.

¿En el pliego hay puntos que apunten a beneficiar, no tanto a los trabajadores sino a los usuarios del Metro?

Tenemos peticiones como baños públicos para los usuarios del sistema. A todos nos ha ocurrido que llegamos a una estación y tenemos una necesidad urgente de entrar al baño, y no podemos hacerlo. También exigimos accesibilidad real para las personas con movilidad reducida. Porque es pésima la que hay, a nosotros como trabajadores nos da pena ajena. Las plataformas viven malas, los ascensores tienen poca accesibilidad, los lectores a veces están fuera de servicio. No es una petición disparatada ni salida de tono en materia económica, porque además es una obligación del Metro atender esta población.

 ¿Qué sigue para Sintrametro?

Como estamos catalogados como servicio público esencial, no podemos hacer huelga. Hay que seguir en la lucha y seguir trabajando frente al tema y seguir llevando el conflicto a todas partes. Debemos seguir defendiendo nuestro justo pliego de peticiones. La próxima semana vamos a citar a la Asamblea para determinar las tareas que seguimos realizando. Tenemos mucho por hacer.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.