“La de Petro fue una dulce derrota”, dice observador electoral de UGT de España

Antonio López de UGT  de España , (Unión General de Trabajadores), estuvo en Colombia como observador de las elecciones presidenciales del 17 de junio. Después de eso habló sobre la derrota de Petro.

Con él también conversamos sobre el desarrollo del proceso electoral, su experiencia como observador, los riesgos y oportunidades que se le abren al país y al sindicalismo en el gobierno de derechas de Iván Duque. Y también se refirió a la actualidad política de España.

Te puede interesar: “Duque le va dar palo al sindicalismo”, dice el analista Ramón Jimeno

La UGT es una organización sindical fundada en 1888, y comparte origen histórico con el Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Desde entonces ha evolucionado en su doctrina marxista hacia una orientación socialdemócrata. Es actualmente el segundo sindicato más representativo de España, por detrás de Comisiones Obreras (CCOO).

¿Cuál fue su papel en este proceso electoral como observador?

Es mi primera experiencia en Colombia como observador en representación de la UGT. Antes participé como observador en elecciones de otros países. La figura del observador hace parte del derecho internacional, y tiene una normatividad en la cual se enmarcó mi trabajo en Colombia, concretamente en Medellín. Estuve en el colegio electoral de la Universidad Eafit.

¿Y qué observó?

Observé un comportamiento ejemplar del electorado. Vi que se dieron garantías para ejercer libremente el derecho al voto, con unas mesas correctamente instaladas y el material electoral a disposición, unos agentes electorales bien documentados en cada mesa. Me respondieron las preguntas que como observador podía hacer, tanto a las autoridades  electorales como policiales, y me trataron con corrección. No vi nada irregular que me haya llamado la atención.  Al final, en el momento de la transmisión de los datos, sí observé  algunas fallas en el sistema informático, que por momentos se paralizaba, se caía, e hizo un poco demorado el proceso. Eso hay que corregirlo porque  puede dar lugar a suspicacias. Yo diría que se necesita una auditoria externa a la empresa que maneja el sistema informático.

Ya no como observador sino como sindicalista y ciudadano español, ¿cómo vio el resultado de las elecciones?

Como sindicalista de UGT y persona de ideología de izquierda socialdemócrata,  tengo un doble sentimiento. Siento que la campaña de Gustavo Petro fue una dulce derrota. Primero porque las elecciones se realizaron en un momento de paz, y eso animó a que en segunda vuelta aumentara la participación electoral, sobre todo por parte de los jóvenes. Segundo, una diferencia de dos millones de votos es muy  poca, y por tanto es una victoria para la izquierda, un patrimonio adquirido. La izquierda deberá saber cómo gestionar esos 8 millones de votos que obtuvo. Además porque Gustavo Petro podrá tener una curul en el Senado de la República y eso lo coloca como el jefe de la oposición. Con 8 millones de votos puede ejercer una oposición muy digna.

¿Cuál debe ser el papel del sindicalismo en ese contexto que usted plantea?

Los sindicatos colombianos deben presentar  sus propuestas, más allá de la movilización contra un gobierno de Duque que posiblemente seguirá gobernando el país como antes. El nuevo gobierno debe saber que tiene un margen muy pequeñito, y que casi la mitad de los electores han dicho que no quieren más de lo mismo. Y la responsabilidad de un presidente es gobernar para todos.

¿Ve riesgos en el gobierno de Duque sabiendo que tendrá detrás la sombra del expresidente Uribe?

He escuchado a muchas personas preocupadas por lo que pueda venir. Yo les digo que naturalmente hay riesgos, pero estos hay que transformarlos en oportunidades, hay que dar un mensaje positivo. En ese sentido soy antropológicamente optimista. El proceso de paz no puede cuestionarse por el nuevo presidente, es una línea roja que la ciudadanía colombiana no debe permitir que traspase bajo ningún concepto. Eso se debe denunciar en forma permanente en los foros nacionales e internacionales. Hay que pedirle a la comunidad internacional vigilancia del proceso de paz y del derecho que tiene el pueblo colombiano a vivir pacíficamente.

Puedes leer: Iván Duque y sus propuestas laborales

¿Cuál cree que debe ser el papel del sindicalismo colombiano en esta coyuntura?

 Al sindicalismo colombiano es hermano nuestro, compartimos espacios internacionales dentro de la CSI y la CSA. Debemos ser conscientes de los grandes retos que se nos presentan, no solo en el escenario nacional sino mundial. El sindicalismo tiene retos muy fuertes a los cuales tenemos que sumar fuerzas de cada país. Naturalmente estoy hablando de sindicatos de clase, progresistas. Es la forma como podemos hacer frente a un nuevo modelo capitalista que se ha ido expandiendo por todo el mundo. El reto es ver cómo planteamos una lucha de clases que todavía no ha terminado.

Ahora hablemos un poco de la situación en España, donde después de 7 años de gobierno del Partido Popular ha vuelto a gobernar el Partido Socialista Obrero Español, el PSOE.

Como se sabe, hace pocas semanas hubo una moción de censura al Partido Popular, que determinó un cambio de gobierno. Por primera vez en España una moción de censura  provoca ese cambio,  que recayó sobre el partido que la promovió, que es el  PSOE, secundado por los partidos por Podemos y por pequeños partidos nacionalistas y soberanistas catalanes. Pero no se puede decir que haya una alianza entre ellos. El PSOE, representado por Pedro Sánchez, dijo claramente desde el principio que no va a gobernar en coalición, a pesar de estar en minoría en el Congreso de los Diputados.

¿Para las centrales sindicales españolas qué implica el cambio de gobierno?

 Para los dos grandes sindicatos de clase en España: Comisiones Obreras y UGT, el cambio de gobierno es un alivio. Evidentemente hay una gran diferencia entre un gobierno de izquierda progresista, como el PSOE, y uno conservador y de derechas como el Partido Popular. Hay que revertir los recortes de derechos laborales y sociales que hubo durante los 7 años de gobierno del Partido Popular, en materia de educación, de sanidad, de legislación laboral. Hay un nuevo planteamiento de futuro, aunque sea una legislatura previsiblemente corta la del PSOE porque fue fruto de una moción de censura.

Entonces las próximas elecciones van a estar más reñidas, ¿o cómo las ve usted?

Van a ser muy interesantes, por el hecho de que el arco parlamentario ha ido creciendo en la medida en que han aparecido nuevos partidos políticos, como Podemos, que es de izquierda, y Ciudadanos, que es conservador neoliberal. Lo que ha hecho Podemos es recoger las banderas iniciales del PSOE, que perdió parte de su identidad de origen y eso es lo que ha capitalizado Podemos.

Tambien puedes leer: Intento de criminalizar la huelga pierde batalla en España


Ahora puedes recibir la información de la Agencia de Información Laboral y de la Escuela Nacional Sindical a través de Whatsapp. Desde tu celular o tablet solo debes dar clic sobre el siguiente logo, enviarnos el mensaje y seguir las sencillas instrucciones. Si estás en un computador, da clic para conocer nuestro número y envianos un mensaje. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.