Un acuerdo que beneficia a 18 mil trabajadores y tiene enorme impacto en la economía regional

Negociación colectiva en el sector bananero de Urabá 

—Aumento del 6% en salarios y demás beneficios sociales—

De cada 100 pesos que mueve la economía del Urabá antioqueño, 65 tienen que ver, de alguna manera, con la producción y el comercio del banano. De ahí el tremendo impacto que para la calidad de vida de las personas de esta región tienen las convenciones colectivas que cada dos años negocian los empresarios bananeros y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Agropecuaria (Sintrainagro), negociaciones que benefician directamente a cerca de 18 mil trabajadores de 266 fincas.

Y esta vez tendrá un impacto positivo mayor, pues en la convención colectiva firmada el pasado 12 de junio, la organización sindical logró un 6% de aumento salarial para el primer año y del IPC para el segundo, y aumentos en igual porcentaje en las primas y prestaciones extralegales; así como beneficios en materia de salud, vivienda, educación y deporte. La nómina bananera cuesta $26 mil millones mensuales.

El acuerdo fue muy bien recibido por los trabajadores, en razón a que hace muchos años no tenían un incremento salarial tan significativo. En las últimas negociaciones éste no sobrepasó el 3.5%, indicó a esta agencia de información Jorge Andrés Vargas, miembro de la comisión negociadora y presidente de la subdirectiva de Sintrainagro en el municipio de Carepa.

Los significativos incrementos en favor de los trabajadores tienen que ver también con el buen momento que vive la agroindustria bananera, señaló Vargas. Gracias a la revaluación del dólar, que representa cerca de $400 pesos más por dólar exportado con respecto a hace dos años; también a la caída de los precios del petróleo, que abarató costos en transporte y en algunos insumos; y a la última reforma tributaria, que representa para los empresarios bananeros un ahorro de $2.400 millones.

Comisión de “palabreros”

Aparte de los beneficios para los trabajadores y sus familias, del acuerdo también se destaca la manera como se logró y el poco tiempo (19 días) que tomó la negociación, la cual se realizó en el Hotel Plaza Rosa, de Medellín.

Aunque a decir verdad las negociaciones empezaron desde principio de año, pues desde hace seis años las partes acordaron crear la que llaman la comisión de “palabreros”, integrada por 4 integrantes de parte y parte, quienes con varios meses de anticipación se reúnen en mesas de trabajo para tratar los temas más álgidos de la negociación, de modo que cuando se llega a la etapa de arreglo directo ya hay criterios claros y acuerdos avanzados. Este año la comisión de “palabreros” realizó 5 reuniones previas.

Eso muestra el respeto, el reconocimiento y la madurez de las relaciones obrero-patronales entre los empresarios bananeros y los trabajadores”, conceptuó Vargas.

Es de anotar que le convención firmada, con vigencia para los años 2015-2017, solo beneficia a los afiliados a Sintrainagro, que suman 17.700, pero tiene efectos directos para cerca de 4 mil trabajadores que pertenecen a otros sindicatos bananeros o están cobijados por pactos colectivos, y que tienen en la convención de Sintrainagro una referencia para sus propias negociaciones.

Otros puntos de la convención

 Las prestaciones, primas extralegales, fondo de calamidad doméstica y los viáticos de comité obrero se incrementarán en igual proporción que el salario, es decir el 6%. La prima por la firma de la convención para cada trabajador afilado a Sintrainagro será de $200.000, pagadero el 30 de septiembre.

Aparte de estos beneficios económicos, la negociación tuvo otros temas importantes, como el relacionado con seguridad social (incapacidades y traslados) y el tema de las labores asignadas. Se acordó que la empresa garantizará la alimentación, el hospedaje y los pasajes para atender citas y procedimientos médicos. También se acordó que los días que el trabajador esté trasladado y no le den incapacidad se otorguen como permiso no remunerado (no pierde las prestaciones sociales).

Y en el tema de las labores, ocurre que en la actividad bananera todos los días surgen cambios, nuevas exigencias para la realización del empaque y embarque, o hay labores que se cancelan y las reanudan con otros nombres, o las paralizan durante determinado tiempo, lo cual constituye un problema. Para solucionarlo en cada una de las fincas se nombrará una comisión integrada por empresa y sindicato para mirar como negociar esas labores.

El fondo de vivienda se aumentó en $75 mil por cada hectárea neta sembrada en banano, lo que equivale a unos $2.500 millones, que se suman a los 24 mil millones que ya tiene el fondo. Es de anotar que el 75% de los trabajadores, gracias a la existencia de este fondo, cuentan con vivienda propia.

Para educación, recreación, cultura y deporte hay una asignación de $800 millones durante los dos años de vigencia de la convención, recursos que se utilizarán para mejorar infraestructura educativa, becas universitarias, kits escolares, apoyo a comunidades, entre otras actividades de beneficio para los trabajadores bananero y sus familias.

Finalmente Jorge Andrés Vargas informó que esta semana se ha utilizado para socializar el contenido de la convención firmada. Incluso se piensa difundirla impresa en un cuadernillo o en separata en los periódicos regionales.

“Quedamos con el compromiso de seguir trabajando para mantener una buena relación de diálogo y concertación en el sector bananero”, puntualizó el directivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.