El sindicalismo estatal se prepara para enfrentar unas difíciles negociaciones

Se presentarán más de 300 pliegos petitorios en entidades públicas
Sindicatos y federaciones estatales apoyarán el proyectado paro nacional


Negociar de manera estratégica y unificada los pliegos petitorios en las entidades del sector público durante el primer trimestre de este año, y apoyar sin reparos la convocatoria de una gran movilización de protesta contra el gobierno Santos, que podría incluir un paro nacional, fueron las decisiones más relevantes del VIII Encuentro Nacional Estatal realizado el pasado fin de semana en Bogotá, el cual reunió a las 3 centrales sindicales y a todas las federaciones del sector estatal: Fenaltrase, Fecotraservipublicos, Utradec y Unete.

El Encuentro tuvo dos momentos. En el primer día se reunieron los sindicatos del distrito capital de Bogotá, y contó con la asistencia de 280 dirigentes en representación de 70 sindicatos distritales. El segundo día se reunieron 250 dirigentes de 77 sindicatos del orden nacional.

En ambos días se hizo un análisis general de la difícil situación nacional y de los múltiples problemas que aquejan al sector público en particular, en momentos en que el panorama económico y social del país es bastante incierto, dado el agravamiento de la crisis fiscal, las políticas implementadas y proyectadas por el gobierno nacional, y los anuncios de recortes presupuestales tanto en el orden nacional como el regional.

Una conclusión fue que los gobiernos de Santos y Peñalosa son iguales en cuanto a que sus políticas corresponden al modelo económico neoliberal, a las directrices de la OCDE y son afectos a los TLC, e impulsan medidas que se expresan en la privatización de lo público estatal, la pérdida de la función social del Estado, escaso o nulo trabajo decente, nuevas cargas tributarias para la población, e incremento de tarifas en los servicios públicos, como en el Transmilenio.

Ante tal situación, el sindicalismo estatal anunció su disposición para unir fuerzas en apoyo a la movilización y el paro nacional que se viene gestando por parte de distintas fuerzas sociales y políticas, entre ellas el movimiento sindical, ahora agrupado en torno al reactivado Comando Nacional Unitario (CNU). Los federaciones y sindicatos estatales acordaron articular su lucha a nivel territorial con las tareas y acciones que defina el CNU.

“La situación laboral se ha agravado notablemente en el sector estatal, y con los cambios de gobernadores y alcaldes ahora se presenta una inestabilidad relativamente alta. En Bogotá, por ejemplo, el alcalde Peñalosa redujo el presupuesto a todas las entidades del distrito en un 20%, y al sector salud lo redujo en un 40%, en plena crisis de financiamiento de los hospitales”, dijo a esta agencia Ricardo Díaz, presidente de Unete, quien destacó la masiva participación, el compromiso y el espíritu unitario que primó en el Encuentro.

A ese respecto, Miguel Morantes Junior, coordinador de asuntos públicos de la seccional Bogotá-Cundinamarca de la CTC, destacó el ejemplo de unidad, pertenencia y responsabilidad del sindicalismo estatal en defensa de los derechos de los trabajadores. “Entendemos que la única forma de lograr las reivindicaciones es uniendo fuerzas”, señaló.

En los dos días de deliberaciones los sindicatos estatales lograron acuerdos y definieron las estrategias para negociar sus condiciones de trabajo al amparo del Decreto 160 de 2014, que regula la negociación colectiva en el sector público.

Se calcula que este año se presentarán más de 300 pliegos petitorios en igual número de entidades públicas. La idea es que todas estas presentaciones se hagan en un mismo día: el 25 de febrero, incluido el Pliego Nacional Unificado y el Distrital de Bogotá, evento que estará acompañado de una movilización nacional de los trabajadores y otras fuerzas sociales.

 

Los pliegos


Una recomendación general es que los pliegos que los sindicatos presenten a las entidades sean cortos y concretos, con el fin de centrar la negociación en los puntos fundamentales. Se recomienda que incluya solo los capítulos de salarios, plantas de personal, y de bienestar social.

“Porque hemos encontrado que en muchas entidades se presentan pliegos de hasta 100 puntos, de modo que el tiempo de la negociación se va en negociar lo que no es sustancial, lo cual es un error”, opinó Francisco Maltés, responsable de asuntos estatales de la CUT.

En materia salarial se acordó que los pliegos petitorios incluyan un incremento salarial del IPC+5%, o sea alrededor del 12%. También la reiterada petición de ampliación de las plantas de personal, vinculando a quienes cumplen funciones permanentes y misionales, para dar así cumplimiento al artículo 74 de la Ley 1753 de 2015 y a la Sentencia 614 de la Corte Constitucional.

En materia de Bienestar Social, se acordó desarrollar a nivel regional puntos que se han acordado en los dos acuerdos marco nacional firmados. Se solicitará apoyo económico para el pago de estudios superiores a los trabajadores, sus hijos y su cónyuge; rutas de transporte para los trabajadores; apoyo económico para compra de vivienda nueva, para el pago de planes complementarios de salud, apoyo para el funcionamiento del sindicato, seguro de vida para los trabajadores, e inclusión de éstos en los programas de capacitación en el componente de negociación colectiva y cátedra de la paz.

Con respecto a este último punto, Francisco Maltés señaló que hay que hacer una labor pedagógica para que la gente se convenza de que es conveniente y necesario ratificar los acuerdos de paz. Incluso se está pensando en hacer asambleas en las entidades para hablar solo del tema de la paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.