Multinacional Prosegur volvió a imponer Pacto Colectivo “comprando” y amenazando trabajadores

—Sindicato interpone querella y demanda penal por violación al derecho de asociación—

Dos millones de pesos es la suma que esta vez la Compañía Transportadora de Valores Prosegur (multinacional española) le ofrece a cada trabajador sindicalizado para que renuncie al sindicato y a la convención colectiva, y se acoja al Pacto Colectivo que renovó en diciembre pasado.

Tal denuncia la hizo Fidel Hugo Alfonso, presidente de Sintravalores, sindicato de base de Prosegur, quien por tal motivo interpuso ante la Fiscalía General de la Nación denuncia penal contra el representante legal de la compañía, por violación del artículo 200 del Código Penal, ya que esa, y otras conductas antisindicales que Prosegur aplica en Colombia, configuran violación al derecho de asociación sindical, lo que se tipifica como un delito.

Asimismo, Sintravalores entabló contra Prosegur querella administrativa (una más) ante el Ministerio de Trabajo, por trato discriminatorio, trabas al derecho de asociación y violación de la convención colectiva.

Es otro episodio más de la política antisindical que los empresarios españoles impusieron en esta compañía desde que la adquirieron en el 2007 (antes se llamaba Tomás de la Rue), la cual arreció en el 2010, año en que, apelando a “triquiñuelas” jurídicas, Prosegur se negó a negociar la convención colectiva con el sindicato, y en cambio impuso un Pacto Colectivo para los trabajadores no sindicalizados.

Pero no solo eso: a cada trabajador sindicalizado le ofreció $4 millones para que renunciara al sindicato y a la convención colectiva; dinero que tendrían que reembolsar en caso de que volvieran a afiliarse al sindicato. Y esta misma estrategia la volvió a aplicar en diciembre de 2013, cuando renovó el Pacto Colectivo, esta vez con una vigencia de 5 años, y ofreció $2 millones a cada trabajador que renunciara a la convención colectiva. “Con este nuevo pacto ya es prácticamente imposible que los trabajadores se afilien al sindicato”, concluye el presidente de Sintravalores.

Como resultado obvio de tal andanada antisindical, el sindicato se debilitó y desmembró. De tener 550 trabajadores beneficiarios de la convención colectiva, pasó a tener hoy 134; una lamentable situación para una organización que tiene 47 años de existencia.

De otro lado, con la imposición de los pactos colectivos y la contratación de trabajadores a término fijo a través de terceras empresas y contratistas, Prosegur viola sistemáticamente el artículo 5º de la Convención Colectiva, que define que los contratos deben ser directos y a término indefinido. A los trabajadores que vincula por terceros o a través de empresas subsidiarios no les permite siquiera los beneficios del Pacto Colectivo.

Persecución antisindical

Prosegur, una de las empresas más grandes del sector de la vigilancia y seguridad del país (todo el grupo empresarial tiene más de 10 mil trabajadores, según Alfonso), no escatima ningún recurso, por “delirante” que sea, para acabar con lo que queda de Sintravalores.

Al interior de la empresa existe una especie de “apartheid”. Los trabajadores están divididos en dos categorías: los sindicalizados y los no sindicalizados. A estos últimos los denomina “grupo de los UNO”, y para diferenciarlos les dio botones para portar en el pecho.

Además, según Alfonso, ha implementado una política de persecución a los dirigentes del sindicato y a sus afiliados, a quienes les aplica un régimen de sanciones y despidos por mínimos motivos, lo mismo que señalamientos y acusaciones directas. Ha llegado incluso a difundir panfletos con apariencia de anónimos en los que expresa mensajes claramente antisindicales. Una víctima de ellos fue el propio Alonso, a quien, sin nombrarlo, en los panfletos llaman “El Zorro”.

Por esa razón él y Tomas Rodríguez, directivo de la seccional del sindicato en Valledupar, debieron pedir protección a las autoridades. “Pero yo tuve que renunciar a esa protección porque no tengo plata para pagar el policía que me asignaron, y al compañero Tomás se le vence la protección en abril”, señaló Alfonso.

Por todas estas irregularidades e ilegalidades, el sindicato ha denunciado reiteradamente a Prosegur, que ha sido sancionada por el Ministerio de Trabajo, y también ha incurrido en unos 6 incidentes de desacato de tutelas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.