Centro de Atención Laboral está de cumpleaños

Nueve años al servicio de los trabajadores de Antioquia

Con orientación, asesoría y trámites jurídicos, el CAL logra, en la mayoría de los casos, respuestas judiciales favorables a los trabajadores. La iniciativa se sostiene gracias a la unión de la Central Unitaria de Trabajadores, la Confederación de Trabajadores de Colombia y la Escuela Nacional Sindical, con aportes de Bildungswerk y la Cooperativa Confiar.

En julio de 2004, Enrique Mora Chaverra cumplió todos los requisitos exigidos para la reclamación de su pensión por vejez. Había trabajado durante veinte años como técnico diesel en diferentes entidades públicas y tenía para entonces 66 años de edad. Sin embargo, el Seguro Social negó su derecho argumentando que no cumplía con la cantidad mínima de semanas cotizadas.

Para Enrique Mora era claro que era víctima de un atropello, pero no contaba con los recursos para demostrarlo. Por fortuna, un día de septiembre de 2005 descubrió el recién inaugurado Centro de Atención Laboral (CAL) en la Plazuela Zea de Medellín, donde recibió asesoría y asistencia jurídica. Poco tiempo después, el 23 de mayo de 2006, el ISS revocó su primer fallo y le otorgó la pensión por vejez. El caso de Enrique Mora fue el primero de una lista de quince mil casos que, en 9 años de funcionamiento, han pasado por el CAL Medellín.

Fue precisamente esa vulnerabilidad en la que se encontraban los trabajadores no sindicalizados de Antioquia, la que llevó a la ENS y a la CUT a pensar en una estrategia jurídica en defensa de los derechos laborales. Luciano Sanín, subdirector de la ENS en ese entonces, recuerda las largas filas de personas en la sede del Ministerio del Trabajo esperando respuestas a sus conflictos laborales, y que la mayoría salía de allí con la única indicación de buscar un abogado o de acudir ante un juez.

Carlos Julio Díaz, para entonces presidente de la CUT Antioquia, señala que alrededor de esas largas filas existían mafias que se aprovechaban de la necesidad de los trabajadores, alimentadas por la poca eficiencia del Ministerio del Trabajo. Para la CUT también era motivo de preocupación la alta informalidad laboral, las múltiples amenazas a la libertad sindical y el escaso reconocimiento de los derechos de los trabajadores.

Fue así como, en respuesta a esos vacíos y necesidades, la CUT abrió oficinas de atención gratuita a los trabajadores no sindicalizados, primero en Medellín, en septiembre de 2005, y luego en otras ciudades del país. “Fue un proyecto soportado en un principio de solidaridad que va más allá de los afiliados a las centrales sindicales”, explica Carlos Julio Díaz.

Ante las reiteradas violaciones a los derechos sindicales, los cuatro CAL que funcionan en el país (Medellín, Bucaramanga, Cartagena y Bogotá) han ampliado su público objetivo, por lo que ahora también atienden trabajadores sindicalizados. Por lo demás el modelo de atención sigue siendo el mismo. Sandra Muñoz Cañas, coordinadora nacional de los CAL, explica que éstos prestan asesoría y orientación, realizan acciones de tipo jurídico, acciones de tutela, derechos de petición, querellas administrativas ante el Ministerio del Trabajo y reclamaciones ante el empleador como pago de liquidaciones, entre otras.

La asesoría la hacen estudiantes de últimos semestres de Derecho de las universidades interesados en temas laborales, quienes tienen el acompañamiento de dos abogados expertos en derecho laboral y en seguridad social.

Se consolida la estrategia CAL

El paso del tiempo ha demostrado que el CAL es una estrategia acertada en el propósito de proteger los derechos laborales de los trabajadores más vulnerables. Las cifras de gestión no dan lugar a interpretación diferente. Mientras que en el año 2005, 283 personas recibieron asesoría jurídica, en el 2013 fueron más de 2.800. Así que año tras año ha habido un aumento significativo, que también se ha manifestado en la cantidad de acciones adelantadas, que pasaron de 174 en el 2005, a 3.336 en el 2013.

Ese exponencial aumento de la demanda y de la cantidad de personas atendidas, llevó al CAL Medellín a cambiar de sede, con el fin de facilitar el acceso y mejorar la atención. Asimismo implementó espacios virtuales que permiten asesorar a personas que por su ubicación no pueden desplazarse hasta la sede de Medellín.

La búsqueda de un modelo de atención integral llevó al CAL a crear, en el año 2009, el componente de asesoría psicosocial, el cual tiene en cuenta las afectaciones a la estabilidad emocional del trabajador ocasionadas por incidentes de origen laboral. Con este componente se busca también una atención con enfoque diferencial, que entienda las particularidades de las personas con discapacidad, mujeres, afros, población LGBTI, entre otros.

En el año 2012 la CTC decidió también sumarse al programa de los CAL y contribuir a su fortalecimiento. Alan Ramírez, presidente de la CTC Antioquia, dice que ésta decidió apoyar el CAL por el alto valor que le dan a esta estrategia, que “sin ningún costo llega a los trabajadores de base y les ayuda a solucionar los problemas jurídicos con los empleadores”.

El éxito que ha mostrado el CAL de Medellín, motivó a las centrales sindicales a replicar esta experiencia en otras tres ciudades del país: Bogotá, Bucaramanga y Cartagena. Además se empezaron a implementar brigadas móviles que pretenden llevar temporalmente los servicios del CAL a otros lugares del departamento y a otras regiones del país.

Para Trina Chavarría, directiva de la CUT Antioquia, el balance de los 9 años del CAL Medellín es bastante positivo. “Vemos que año tras año crece la población atendida. Ha alcanzado un posicionamiento tan grande que el mismo Ministerio del Trabajo nos hace un reconocimiento al recomendar al CAL cuando, por cualquier motivo, no pueden atender los casos. Generalmente son procesos que se resuelven a favor del trabajador”.

Por otro lado, Francisco Serna, director del CAL Medellín, dice que hoy en día este centro es reconocido por los trabajadores como la legítima institución defensora de sus derechos. “Porque somos el único del país especializado en temas laborales y seguridad social. Hemos consolidado resultados importantes para los trabajadores que no tienen a quien más acudir para recibir estos servicios de forma gratuita”.

A futuro, uno de los propósitos del CAL es diversificar las fuentes de financiación, para así poder llevar la estrategia a otras regiones del país y continuar dando garantía y respaldo a los derechos de los trabajadores más vulnerables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.